Skip Navigation

News & Events

Sistema del Boeing 737 se activó antes del accidente

El sistema de estabilización automática MCAS, implicado en el accidente en octubre de un 737 MAX 8 en Indonesia, se activó en el avión de Ethiopian Airlines poco antes de estrellarse el 10 de marzo, dijo el viernes a AFP una fuente cercana al caso.

El hallazgo es parte de las conclusiones preliminares del análisis de las cajas negras del vuelo 302 de Ethiopian Airlines siniestrado en el que murieron 157 personas al este de Adís Abeba, dijo la fuente en condición de anonimato.

Agregó que la información se presentó el jueves a las autoridades estadounidenses, entre ellas a la Agencia Federal de Aviación (FAA), que analizan la información transmitida por Etiopía.

Esto no excluye que los reguladores estadounidenses puedan revisar sus hallazgos, advirtió sin embargo la fuente, confirmando la información del Wall Street Journal.

La FAA rehusó hacer comentarios.

Las autoridades etíopes prometieron, de su lado, presentar el reporte preliminar sobre el accidente a mediados de abril pero han señalado que existen “claras similitudes” entre los accidentes del vuelo 302 de Ethiopian Airlines y el vuelo 610 de Lion Air del 29 de octubre, que dejó 189 muertos.

En los dos casos, los reguladores y los expertos aeronaúticos estimaron que el sistema estabilizador MCAS (Maneuvering Characteristics Augmentation System) tuvo un papel importante. Este sistema fue instalado en los 737 MAX para compensar los problemas aerodinámicos causados por el cambio de ubicación y el peso de los dos motores de la aeronave.

Defensa del MCAS

La familia de Jackson Musoni, un ruandés de 31 años que viajaba a bordo del vuelo 302 de Ethiopian, acusa a Boeing de diseñar un sistema estabilizador MCAS defectuoso.

“Hubo una reconfiguración de la aeronave, lo que significa que los motores estaban adelantados (…), cambiando, sin duda, la forma del fuselaje y en definitiva alterando la aerodinámica”, dijo a la AFP por teléfono Steven Marks, abogado de la familia de Musoni.

“No podemos comentar sobre la demanda. Ofrecemos nuestras condolencias a las familias y el entorno de los pasajeros de Ethiopian Airlines. Boeing continúa participando en la investigación y está trabajando con las autoridades para evaluar la nueva información a medida que está disponible”, declaró por su parte un portavoz en un correo electrónico.

La flota de 737 MAX -los modelos 8 y los 9- se encuentra inmovilizada en tierra desde mediados de marzo después del accidente de Ethiopian Airlines, el segundo siniestro que involucra a este avión en menos de cinco meses.

Los primeros elementos de la investigación del Lion Air 737 MAX indican que uno de los sensores de impacto de la aeronave falló, pero siguió transmitiendo información a los calculadores del sistema, incluido el MCAS, que continuó tratando de hacer que el avión fuera en picada para recuperar velocidad a pesar de los intentos de los pilotos por enderezarlo.

Probablemente tomará largos meses conocer las causas de ambos accidentes.

El Departamento de Justicia de EEUU ha iniciado una investigación criminal sobre el desarrollo del 737 MAX, mientras se está realizando una auditoría de la certificación del MCAS.

Boeing presentó el miércoles los cambios al MCAS para hacerlo “más sólido” con el fin de recuperar la confianza del público y convencer a las autoridades para que levanten la prohibición de vuelo de los 737 MAX.

El fabricante de la aeronave rechazó la idea de que estos cambios sugirieran que el diseño original era inadecuado.

“El procedimiento que observamos con los reguladores en el diseño de las aeronaves siempre ha llevado a que los aparatos sean más seguros”, dijo un ejecutivo de Boeing, quien agregó que “el rigor y la profundidad del diseño que rodea al MAX y las pruebas que realizamos nos permiten decir que las modificaciones que estamos haciendo” habrían permitido evitar ambos accidentes.

La intervención del MCAS será más transparente para la tripulación, y los pilotos podrán eludirla de forma más fácil en caso de problemas, alegó el fabricante de la aeronave.

El objetivo es evitar que este sistema se active debido a informaciones erróneas, dijo Boeing, que también planeó capacitar mejor a los pilotos en las sutilezas del uso del MCAS y del 737 MAX.